Si la perspectiva de ducharse sólo cada dos días te da escalofríos de horror, considera una mini limpieza. Frota tu pecho, axilas y genitales con una toalla y un jabón suave.