Para los bebés, los juguetes son una fuente de placer y diversión, pero los padres deben mantenerse muy atentos a los juguetes que se consideran defectuosos y que proceden de países que no tienen verdaderas normas de seguridad, como China. Se señaló que la Dirección General de Competencia, Consumo y Control de Fraudes realiza comprobaciones en los juguetes, comprueba las propiedades mecánicas y físicas, la inflamabilidad y también la migración de ciertos elementos que pueden estar contenidos en el juguete. Para asegurarse de encontrar los diferentes juguetes en tiendas especializadas, centros comerciales y también para asegurarse de que estos juguetes no causarán ningún peligro al bebé es imperativo comprobar el embalaje y que se indique el símbolo CE (Comunidad Europea). También es necesario comprobar que el juguete está en buenas condiciones, que se mencionan las precauciones y el límite de edad y que se vende con instrucciones de uso.