El verano está llegando a su fin, los días son cada vez más cortos y las temperaturas exteriores hacen imposible tontear en la piscina hinchable. Es hora de vaciarlo y almacenarlo para el próximo año. En ausencia de un desagüe de fondo (lo que es común en las piscinas inflables o sobre el suelo) basta con utilizar una manguera o una bomba sumergida. La operación implica el estricto respeto de la normativa vigente, agua de piscina que no puede ser drenada sin precauciones previas. El vaciado de la piscina puede conducir a un deterioro de la misma si la operación no se realiza correctamente. Puede ser preferible contactar con un especialista en piscinas para llevar a cabo esta tarea. Por último, si tiene una piscina inflable muy pequeña para niños, la mejor manera de limpiarla de arriba a abajo es vaciar el agua todos los días, limpiar el fondo y los lados de la piscina y luego llenarla con agua nueva sin agregarle cloro.