La ubicación de la cama del perro tampoco es una elección insignificante. En primer lugar, si vives en una casa de uno o más pisos, es mejor colocar la cama en la planta baja. Esto se debe a que las escaleras son difíciles de subir para los perros y pueden causar problemas, especialmente en sus articulaciones. Además, cuando el perro es mayor, será difícil para él subir las escaleras, También debe evitar colocar la cama en un lugar donde haya corrientes de aire con frecuencia. Lo ideal es que la cama se coloque en un lugar tranquilo y cerca de una fuente de calor para proporcionar al perro el máximo confort, como por ejemplo cerca de un radiador o una chimenea.