El polipropileno utilizado para las tinas de los lavavajillas sigue siendo un material fuerte. Como el acero, no se oxida. Incluso ofrece un mejor aislamiento, tanto del ruido como del calor. Este tipo de tanque resiste muy bien a la sal regeneradora. Sobre todo, los tanques de plástico son generalmente más económicos, pero su mayor desventaja es que son algo menos resistentes a la agresión. En caso de daño, un tanque de acero puede ser reparado con un equipo de soldadura en frío. Los modelos de polipropileno, por otro lado, tienen que ser reemplazados.