Influencer en Instagram a golpe de talonario

instagram

¿Sabías que cualquiera puede comprar seguidores en Instagram por sólo un par de dólares? Las redes sociales son conscientes de este nuevo fenómeno y están tomando medidas drásticas en esta práctica “cuestionable”. Webs como ésta pueden convertir tu triste perfil con 20 seguidores en la cuenta de todo un influencer con miles, o decenas de miles de seguidores. ¿Todo vale?

La atención de los medios se ha centrado (desde 2014 podríamos decir) en la compra de los seguidores falsos. Recientemente, en Enero de 2017, el gigante de las redes sociales Instagram informó que procedería a ejecutar la eliminación de todas las cuentas spam que localicen.

El sitio web para compartir fotos no es la única plataforma de medios sociales plagada de cuentas falsas. Su competidor directo Twitter ha tenido sus propios problemas con la infiltración de seguidores falsos. Y no son miles, son millones, probablemente decenas de millones

Instagram ya ha empezado a desactivar y eliminar estas cuentas de forma permanente. Este movimiento sin duda afectará a las cuentas que dependen de usuarios falsos, como políticos y celebridades.

Los famosos y los followers falsos – Conexión directa

Ya sea intencionalmente o no, las figuras públicas tienen seguidores falsos. Durante la campaña electoral de 2012, el ex candidato presidencial republicano Mitt Romney tuvo un aumento masivo de más de 116.000 seguidores en un solo día. ¿Casualidad, agencia de marketing demasiado agresiva, o ataque de sus rivales? Es una incógnita. En España ha sucedido con partidos políticos como Podemos (Pablo Iglesias) y PP (Mariano Rajoy).

Sin duda es un gran negocio

Por supuesto puede parecer algo trivial e inofensivo para la persona promedio: ¿Por qué alguien compraría seguidores falsos, para qué le van a servir? Puedes pensar así, pero esta “obsesión seguidora” es de hecho un gran negocio. Cualquier empresa que ofrezca este servicio puede cobrar en cualquier lugar hasta 5 dólares (o más) por 1000 seguidores de Instagram.

instagram

Por poner un ejemplo, de acuerdo con el propietario del servicio de intercambio de visitas YTView.com, algunos clientes y agencias gastan más de 10.000 dólares al mes comprando seguidores de Instagram. A pesar de que la empresa se negó a revelar los nombres de sus clientes más famosos, aseguraron que tenían en su “cartera de clientes” varias grandes empresas y algunos artistas y músicos de renombre entr su clientela más selecta. Esta web asegura tener más de 50.000 clientes.

¿Qué calidad tienen este tipo de seguidores? Poca. Estos seguidores no suelen compartir los contenidos de los usuarios, no inician una conversación, o no dan favoritos a tweets y/o mensajes. Todo lo que hacen es mostrar una gran cantidad de seguidores. Para el público, la cuenta parece ser muy popular, que es lo que buscan las empresas para conseguir compradores interesados. Además, hecha la ley, hecha la trampa: También se venden likes, comentarios e incluso reproducciones de vídeo.

La industria de los medios de comunicación social se ha convertido en un mastodonte sobresaturado en los últimos años. Facebook tiene mil millones de usuarios, mientras que Twitter tiene más de 284 millones. Por lo tanto, para llamar la atención en un corto período de tiempo, las grandes marcas y las nuevas empresas pequeñas y medianas se aprovechan de estos servicios.

Por otra parte, los influencers con una gran base de fans pueden hacer grandes sumas de dinero a la hora de vender productos, marcas, o retuitear comentarios de empresas que les pagan por ello. Esto genera una enorme presión en las celebridades de Internet, que las acaba obligando a engordar sus cifras para aparentar un nivel de éxito lo mayor posible.

 

Esta es la realidad de la compra de seguidores en 2017, un negocio lucrativo que siga dando quebraderos de cabeza a los informáticas de las grandes redes sociales.